Muebles rebozados

Barril pintado con Chalk Paint rosa

Barril pintado con Chalk Paint rosa

Un barril es un mueble. En este caso es un mueble, además de refrito, rebozado.

Es curiosa la etimología del mueble: en latín está claro – viene de “mobile” – y sugiere que el barril fue la solución móvil para el transporte de vinos, dada la fragilidad de las vasijas y tinajas de barro en que se conservaban y envejecían inicialmente.

La etimología curiosa viene del inglés ‘furniture’ (refried furniture?); una consulta al diccionario indica que deriva del francés (furnish), que a su vez deriva de una construcción proto-germánica que significa por una parte proveer y por otra avanzar, progresar.

Y esto es precisamente lo que hace Araceli Mazarredo con sus barriles rebozados (la denominación es mía): Contribuir al progreso sostenible, al proveernos de muebles bonitos para jardines, cuando los barriles que utiliza para añejar su vino ya han cumplido su función. Los trata con una pintura especial, en una carta de colores muy extensa, que cubre prácticamente toda la gama del arco iris, y trabaja con el pulido y acabado para dejar mayor o menor textura y transparencia, además de resistencia a la intemperie.

Aquí vemos un encargo para un jardín coqueto, con distintos grados de acabado.

Podéis encargarlos directamente a su teléfono +34 962 222 235, o dejar un recado en el blog para que contacte con vosotros.

barriles cuchi 014barriles cuchi 016

No me resisto a dar un apunte a los enólogos:

Siempre me ha parecido curiosa la costumbre de envejecer el vino en barricas de roble “porque el roble aporta taninos al vino” (además de los que ya tiene y aporta la planta); quizás se haya transformado la necesidad en virtud y lo que comenzó siendo un sistema de transporte más seguro, se ha convertido en una sofisticación del paladar.

Si este es el caso, una sugerencia para vinos de “gran personalidad” (sic): se puede utilizar barriles hechos en madera de Merbau (Intsia, spp), que procede del sudeste asiático, como la Teka; es una madera muy hermosa, extremadamente estable y con gran cantidad de taninos, que probablemente pudiera transformar un vino blanco en rosado al cabo de pocas semanas.  Además, sus tradicionales depósitos minerales, convenientemente trasladados al bouquet del vino,  constituirían sin duda un filón extraordinario al que acudir en estas alambicadas y exquisitamente poéticas descripciones de las notas de cata con que nos deleitan los entendidos.