Mandarinas al cuadrado

Mandarinas al cuadradoUna composición de mandarinas deliciosas. Una breve digresión matemática, antes de empezar a comérnoslas:

La evidencia visual directa nos permite calcular fácilmente que tenemos 64: es “el cuadrado de 8”.

También fácilmente podemos deducir que ¨la raíz de 64″ (el origen del cuadrado) es 8 mandarinas por lado.

Si me hubieran enseñado las matemáticas de esta forma tan intuitiva y deliciosa habría captado bastante mejor los conceptos y habría comido más mandarinas en el colegio. Y con todos los de mi clase habríamos pasado rápidamente al cuadrado de 7, luego al de 6, 5, 4,3, 2 y 1.

En este juego, incluso le habríamos cedido al profesor el privilegio de multiplicar por cero el cuadrado de 1.

Pero este cuadrado tiene 2 raíces más:

Está la raíz del mandarino (Citrus reticulata), que es un árbol muy bello, de copa  suavemente redondeada.

La última raíz, la que permite finalmente  disfrutar de esta fruta sabrosa – valga la redundancia -, es el trabajo amoroso y delicado del horticultor en todas las fases del crecimiento del fruto, protegiendo al árbol de las heladas, de los agentes bióticos y configurando cada ejemplar de forma que todas las ramas puedan recibir la luz del sol y mantener un crecimiento equilibrado y productivo. Convirtiendo cada árbol en un ejemplar muy bonito, digno de estar en el centro del jardín más exquisito. Sabiduría.

Mandarino en jardín

Mandarino en jardín

Somos así de modernos?

El reciclaje de la madera es algo más que una moda:

  • Es una re-formulación del valor añadido, sobre un producto que no utiliza materia prima nueva pero que aporta un grado de diferenciación: VALOR RENOVADO.
  • Contribuye a mantener el medio ambiente menos saturado de residuos y propicia una escala de valores más coherente con el mundo: VALOR REFORZADO.
  • Abunda en la propiedad  de la madera como depósito de CO2: VALOR ACUMULADO.